1.2.09

Puterío e ars coquinaria

Nun libro do que falei non hai moito, o narrador italiano Antonio Scurati refírese á idea que nos remates do século xv se tiña en Europa sobre a orixe do morbus gallicus ou mal francés: Muchos afirmaban que era un flagelo enviado por Dios para castigar los actos contra natura con los que los franceses disfrutaban de sus hembras. Parecía, en efecto, que las mujeres que habían bajado a Italia en el séquito de las guarniciones francesas, para que los soldados se desahogaran pero ellas no quedasen preñadas de su semen, solían introducir el miembro viril en su boca y no en el vientre, y se complacían con beber el jugo de sus cojones. De esta forma, el semen, al acabar entre los intestinos en lugar de la vulva, y mezclarse con los humores ásperos de la comida, se convertía en veneno, para pasar después al cuerpo del hombre cuando éste poseyera a la mujer como Dios manda.
Unha engaiolante e perfecta mestura de disparate, truculencia, escatoloxía, superstición e temor de Deus, como manda o canon do universo medieval. Que moitas foron as vítimas da terrible sífile, ata época relativamente recente, é algo arquisabido. Que o sufrimento por tan grande y prolixa enfermedad fose estímulo para a creación literaria é, en troques, moito menos coñecido. Se engadimos que tal noticia é transmitida por testemuño directo da vítima, rubricaremos, penso, unha curiosa historia: Y si dixeren que por que perdi el tienpo retratando a la Loçana y a sus secaces, respondo que siendo atormentado de una grande y prolixa enfermedad parescia que me espaciava con estas vanidades.
De Francisco Delicado, autor de La Lozana andaluza (Retrato de la Loçana andaluza, Venecia, 1528), sabemos que era converso, clérigo, vividor e putero empedernido -así lle foi-, e que, ademais, tiña pánico á Inquisición, o que motivou que vivira en Italia. O libro, que don Marcelino Menéndez y Pelayo condenou por "inmundo y feo", é un delicioso documental do mundo rufianesco, de pícaros e celestinas, na Roma da época, cidade na que, por propio testemuño do autor, avia más putas que frayles en Venecia y filósofos y médicos en Florencia. Admiro o valor lingüístico da obra e a súa monumentalidade lexicográfica. Como mostra da extraordinaria riqueza patrimonial do castelan de entón -e cunha adicatoria especial ao meu colega blogger e amigo Miguel Vila, propietaro da bitácota Colineta, especializada en gastronomía e arte coquinaria- recollo o treito no que Aldonza fai gala das súas habelencias en materia de guisos e confites, debuxando un apetitoso recetario da época: deprendí hacer fideos, empanadillas, alcuscuzu con garbanzos, arroz entero, seco, graso, albondiguillas redondas y apretadas con culantro verde. Sabía hacer hojuelas, pestiños, rosquillas de alfaxor, textones de cañamones y de ajonjolí, nuégados, xopaipas, hojaldres, hormigos torcidos con aceite, talvinas, zahínas y nabos sin tocino y con comino; col murciana con alcarabea y olla reposada; pues boronía, ¿no sabía hacer? por maravilla, y cazuela de berengenas mogies en perfición; cazuela con su ajico y cominico y saborcico de vinagre. Rellenos, cuajarejos de cabritos, pepitorias y cabrito apedreado con limón ceutí, y cazuelas de pescado cecial con oruga, y cazuelas moriscas por maravilla. Letuarios de arrope para en casa y con miel para presentar, como eran de membrillos, de cantueso, de uvas, de berengenas, de nueces y de la flor del nogal para en tiempo de peste; de orégano y hierba buena para quien pierde el apetito; pues ¿ollas en tiempo de ayuno?, éstas y otras ponía yo tanta hemencia en ellas que sobrepasaba a Platina, De voluptatis, y Apicio Romano, De re coquinaria.
Non é unha beleza de lingua? Non sei se me pode máis a fascinación idiomática ou o apetito.

3 comentarios:

apicultor dijo...

Ben gozosos son estes posts seus de requintada erudición e excelente redacción. Ensinar deleitando: velaí.

Miguel Vila (Colineta) dijo...

Agradecido e encantado. Ya sabes que unha das miñas paixóns é a relación da literatura e a gastronomía.
Apertas con biscoito.

juan l. blanco valdés dijo...

Miguel,

Agora que xa non compartimos as inquedanzas futbolísticas dos nosos vástagos, é un pracer aínda aumentado verte por esta casa, que é a túa. Xa intuía eu que o post che ía gustar porque ben sei da túa querencia entre as letras e a boa mesa. Apertas.