16.1.09

Verbodiarrea oro-mental

Cóntame un bo amigo da universidade que, peinando a rede en busca de información para unha conferencia que vai impartir, deu cun artigo pretendidamente científico, sobre a identidade do cal e o seu autor correremos un piadoso veo de silencio. O tal especime formula na introdución preguntas como as que seguen: ¿Acaso desde el sentido del intercambio orgánico de energía entre manifestaciones conscientes del ser sea posible la propuesta de un enfoque regional para la alternatividad al desarrollo desde teorías de complejidad? ¿Por qué repensar fractal, hologramática y omnijetivamente los conceptos de lo social entendido como campo relacional entre manifestaciones conscientes del ser en proceso de totalización en torno a la formulación de un nuevo interrogante?
O meu perspicaz informante, coñecedor do meu indisimulado aprezo por este xénero de majaderías, opina, na súa afectuosa mensaxe, que el escrito en cuestión dará para que puedas incluir algún parrafito en tu blog para decir que las ideas complejas no tienen porqué ser ininteligibles. Non resisto a tentación de copiar aquí o meu mail de resposta, dando, ademais, satisfacción á agarimosa suxestión do meu amigo de dar noticia do asunto nestas páxinas.

Querido J.:
He repensado fractal, hologramática y omnijetivamente el artículo que me haces llegar -totalizador y submoderno en sus planteamientos minimalísticamente subjetivos- y he hallado que la relación entre el campo relacional de la metrópoli subyacente, comprendida entre los extremos heurísticos de una hermenéutica necesaria, y la universidad, a su vez repensada como propuesta derivada de una valoración regional del ser en proceso, resulta fundamentalmente permeable a los criterios de un sujeccionismo teórico, que, si se manifiesta evidente en sus rasgos telúricos esenciales, no lo es tanto cuando observado desde la formulacionabilidad imprecisa de los enfoques tántricos. Pero, ojo, la evaluación actitudinal y la jerarquibilización de los mecanismos actuantes en la reformabilidad urbanística, que resultan accesibles desde presupuestos de un marginalizacionismo expectante, pueden tener imprevisibles consecuencias en una nocionalidad aproximativa y retroalimentada por una alternatividad dirigida desde el desarrollo de teorías de la complejidad.

Manteño que a diferenza entre unha universidade e un zoolóxico é que, neste, as feras están enxauladas. A conclusión, benévolo lector, vén acompañada dun consello (ao que acompaño os meus mellores desexos para a finde): pense Vde. de forma complexa e fale de forma simple, pois é signo inequívoco do idiota facer exactamente o contrario.

2 comentarios:

apicultor dijo...

Canta razón ten, amigo Juan Luis. Aquel que se crea que mal parafraseando a Jeideger (ou a Burdié) é tan "profundo" coma el, ten todos os boletos para que lle toque o premio gordo á necidade. Nin falta fai sinalar que o premio, como din os medios, pode ser moi repartido.

Anónimo dijo...

Eu, de todo, quedo con formulabilidad.
Non son nada de citas (cousas da memoria), pero hai unha que me gusta moito e que pode vir a conto. Dixo Marx: "é preferible estar calado e parecer idiota que falar e despexar tódalas dúbidas". Eu teño que admitir que falo moito. Mal asunto.